Oración de una madre por su hija

“Primero, Señor: No tatuajes.

Que ni el símbolo chino de “verdad” ni Winnie the Pooh sosteniendo el logo de su universidad manche sus tiernas caderas.

Permítele ser bella pero no desequilibrada, pues es el desequilibrio lo que llama la atención del repulsivo entrenador de fútbol, no la belleza.

Cuando anfetaminas le sean ofrecidas,

Que pueda ella recordar como sus padres cortaban a la mitad sus uvas cuando era niña

Y beba sólo cerveza.

Guíala, protégela.

Cuando cruce la calle, se suba a un bote, nade en el mar, nade en piscinas, se pare en la estación del metro, cruce una avenida, se baje de un bote, use los baños del mall, se suba o baje de escaleres eléctricas, maneje en carretera mientras discute, se apoye en ventanas grandes, camine en parqueaderos, se suba a la rueda de la fortuna, montañas rusas o cualquier cosa llamada “Caída del Infierno”, “Torre de Tortura” o “La Espiral de Muerte Rock ´N Zero G Roll con Aerosmith”, y cuando se pare en cualquier tipo de balcón, en cuaquier momento, en cualquier lugar y a cualquier edad.

Aleja sus pasos de la actuación, pero que tampoco se vaya a finanzas.

Algo en lo que ella pueda manejar sus propias horas y a la vez sentirse intelectualmente satisfecha, y pueda salir de vez en cuando

Y no tenga que usar zapatos de taco.

¿Qué sera Señor? ¿Arquitectura? ¿Partera? ¿Diseño de campos de golf? Te pregunto Señor, porque si yo supiera lo estuviera haciendo, maldita sea.

Permite que toque la bateria al salvaje ritmo de su propio corazón con la fuerza de sus propios brazos, para que no tenga la necesidad de acostarse con bateristas.

Bendícela con una período de fealdad de los 12 a los 17.

Que su interés por los caballos y las Barbies le dure demasiado tiempo.

Pues la infancia es corta – una flor que florece en magenta por un sólo día-

Y la adultez es larga y lo que pasa en los asientos traseros de los carros puede esperar.

Oh Señor, daña por siempre el internet,

Que no llegue a ella la inventiva del mal escribir de sus compañeros.

Ni tampoco la campaña de mercadeo en línea para “Hotel de la Violación 5: Las chicas sólo quieren ser asesinadas”.

Y cuando un día se vuelva contra mí frente a una tienda de ropa y me llame Perra

Dame la fuerza Señor,

De llevarla arrastrada a la casa, en frente de todos sus amigos,

Porque no aceptaré esa mierda, no lo haré.

Y si escoge ella algún día ser madre, sé mis ojos Señor,

Que pueda verla, acostada sobre una colcha en el piso a las 4:50 a.m. exhausta, aburrida y enamorada de la pequeña criatura cuyo pañal se rebosa.

“Mi madre hizo esto por mi alguna vez” , se dará cuenta mientras limpia heces del cuello de su bebé. “Mi mamá hizo esto por mi”.  Y la gratitud atrasada  la empapará, como lo hace con cada generación y entonces ella hará una nota mental de que debe llamarme. Y se le olvidará.

Pero yo lo sabré, porque espié con tus ojos de Dios.

Amén.”

Autora: Tina Fey

Tomado del libro Bossypants

Abril del 2011, NY, pp.261-263

Anuncios

4 comentarios en “Oración de una madre por su hija

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s