11: Rara

Ella es rara,
no rara como un atardecer verde
o un limón dulce,
sino rara como un zapato
que no combina con su compañero,
rara como letra de médico,
ternura de cucaracha,
lluvia de primavera.

Ella es rara,
porque su voz no transmite en vivo
las ideas de su mente agitada,
rara,
porque su mirada no aterriza donde debiera,
cae en el dibujo de la pared trasera,
donde esquive los ojos ajenos,
y se vuelva común como una acera.

Ella es rara,
cuando su mente corre
pero su lengua se tropieza,
aunque en sus palabras
los mundos colapsen,
así de ello dependa la tierra,
es rara como ese recuerdo impreciso,
una memoria rota,
tan falsa como verdadera.

Ella es rara,
como un augurio de final feliz
en un cuento de la realidad;
rara como un silencio incómodo,
como una mujer sin vanidad,
es ambigua, confusa, extraña,
es una sonrisa en un funeral.

Ella es rara,
y todos lo saben
pero a nadie le importa mucho,
y rara observa desde el silencio,
por igual a gente, perros o niños;
se ve rara porque juega sola,
y carga con las inquietudes en el bolsillo.

Ella es muy rara,
como azúcar artifical,
rara, rara, rarísima
un nuevo acorde musical;
insólita porque se queda inmóvil
justo en medio de la tempestad.

Ella es así rara,
y en lugar de un corazón curioso,
tiene un hexágono amarillo,
donde no calza ninguna llave,
y solo resuena el ritmo de su latido,
un tambor que canta en media luna,
en año bisiesto,
en tiempo perdido,
una forma que sólo se funde a fuego,
con cada beso que le niega al olvido.

Anuncios

4 thoughts on “11: Rara”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s