23: Soltar y retener

Cuando los bebés son pequeños, la diferencia de meses es súper clara. Un bebé de seis meses es mucho más grande que uno de tres meses. Entonces la familia, por ejemplo, dice cosas como “ya se alcanzarán”, y es cierto. Con el pasar del tiempo, los meses o pocos años de diferencia parecen no importar. Se “alcanzan”.

Hoy me reencontré con mis compañeros del colegio, con quienes gracias a la magia de la mensajería instantánea, me he reconectado. No podría decir que de pronto somos mejores amigos, pero puedo decir que tengo mucho más en común con ellos ahora que antes. Es como si diferencias que yo consideraba fundamentales ya no están allí.

Mis años de colegio no fueron los mejores, continuamente en esos años me sentía diferente, no socializaba mucho, no me consideraba parte del grupo, me sentía una persona ajena a mis propios compañeros de aula. A todos los apreciaba, nunca nadie me trató mal, simplemente sentía que no encajaba.

Tal vez fueron mis propias inseguridades, tal vez los diferentes gustos en general, muchas veces sentía que no podía tener una conversación interesante con las personas de mi edad, pero, ¿cómo iba a saberlo si jamás me animaba a iniciarla?

Ahora con más de 30 años, tenemos familias, y los detalles del pasado nos parecen divertidos pero insignificantes. Tuvimos que convivir juntos durante esa horrible etapa que es la adolescencia, sudando bajo el mismo sol de un lunes a las 10 de la mañana. Aún sin una idea clara de quiénes éramos o quiénes seríamos, pelados. Quince años después, las personalidades se han definido y el tiempo nos ha hecho crecer de formas similares. Nos hemos alcanzado.

Tenían que pasar estos años para que estas interacciones funcionen de una mejor forma, para que estemos todos al mimos nivel, ahí donde la comunicación es más sencilla.

Los amigos se sueltan con la edad, quedan cada vez menos. Los del pasado vuelven al presente y los del presente se van al pasado. Es una rueda de la fortuna que depende del momento de la vida en el que estés.

¿Cuántas veces nos hemos alejado de personas porque perdimos puntos en común? O viceversa. Consideramos, de forma consciente o inconsciente que el lugar en común se borra y empieza el distanciamiento.

Así como un día nos dejan de gustar los stickers de Rainbow Brite y nos empiezan a gustar los de La Sirenita y cambiamos una amistad por otra, una que sí tenga los stickers correctos.

Una vez escuché o leí que en una relación de pareja, siempre ambos deben avanzar a nivel personal a un ritmo similar, o el otro eventualmente se aburrirá de la situación. Creo que es el mismo caso con las amistades. Y no es cuestión de qué está bien y qué está mal en cuanto a lo que impulsa a cada persona, es cuestión de hasta qué punto somos capaces de convivir felizmente con estas diferencias y hasta qué punto no.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s